Entrada destacada

Becas y ayudas para alumnos con necesidad específica de apoyo educativo

Convocatoria 2019-2020 Plazo de presentación :  d el 28 de julio al 26 de septiembre de 2019 Información general Convocato...

jueves, 30 de noviembre de 2017

Libros de Pedagogía


¿Eres profesor o maestro? ¿Te interesa la educación y pedagogía? ¡Disfruta 52 libros digitales de Pedagogía?

http://eleternoestudiante.com/pedagogia-libros-pdf-gratis/#.Wc3Vc3gcrL4.facebook

A todos los profesores, maestros, psicólogos y pedagogos, hoy les traemos más de 50 libros ¡completamente gratis! La selección incluye libros contemporáneos y clásicos como los libros del teórico Paulo Freire. Son idóneos para consulta, investigación o simplemente aprender algo nuevo. Recuerda que también tenemos recopilaciones de MarketingFilosofía y otros.

¿Cómo descargar los libros?
Para descargar los libros en PDF, sólo tienes que ingresar al enlace incluido después de cada título. Inmediatamente podrás obtener la versión digital del libro para leer en línea o bajar completamente gratis a tu PC o cualquier dispositivo móvil.

#1 Compendio de Pedagogía Teórico-Práctica / Pedro de Alcántara García: leer aquí
#2 Pedagogía de la Esperanza / Paulo Freire: leer aquí
#3 Pedagogía del Oprimido / Paulo Freire: leer aquí
#4 Pedagogía General / Claudia Bravo Castañeda: leer aquí
#5 Pedagogía de la Indignación / Paulo Freire: leer aquí
#6 Paulo Freire Contribuciones para la Pedagogía / Moacir Gadotti, Margarita Victoria Gómez, Jason Mafra, Anderson Fernandes de Alencar: leer aquí
#7 Innovaciones y Educación para la Paz / Julio César Arboleda Aparicio (Editor): leer aquí
#8 Psicología y Pedagogía / Jean Piaget: leer aquí
#9 Una Pedagogía de la Comunicación / Mario Kaplún: leer aquí
#10 Pedagogía y Currículo / Margarita Pansza: leer aquí
#11 La Educación como Práctica de la Libertad / Paulo Freire: leer aquí
#12 Pedagogía / Immanuel Kant: leer aquí
#13 Pedagogía, Didáctica y Autismo / Óscar Picardo Joao, Ana Delmy Miranda de Escobar, Jaime Escobar Salmerón, Herberth Oliva: leer aquí
#14 Nuevos Retos de la Profesión Docente / Paulino Carnicero Duque, Patricia Silva García, Trinidad Mentado Labao (coordinadores): leer aquí
#15 Educación No Formal y Educación Popular / Germán Mariño S. y Lola Cendales G.: leer aquí
#16 Cartas a Quien Pretende Enseñar / Paulo Freire: leer aquí
#17 Educación y Arte: leer aquí
#18 Educación para el Desarrollo Sostenible / ONU: leer aquí
#19 Una Pedagogía Praxeológica / Carlos Germán Juliao Vargas: leer aquí
#20 La Escuela y el Maestro / Paulo Freire: leer aquí
#21 Manual de Pedagogía Teatral / Verónica García-Huidrobo: leer aquí
#22 La Pedagogía Hospitalaria y de la Salud / Red Educativa Mundial: leer aquí
#23 Pedagogía Universitaria en América Latina / Centro Interuniversitario del Desarrollo: leer aquí
#24 Historia de la Pedagogía / N. Abbagnano y A. Visalberghi: leer aquí
#25 Docencia Constructivista en la Universidad / Marco V. Gutiérrez-Soto, Luis Ángel Piedra (Editores): leer aquí
#26 La Educación Ayer, Hoy y Mañana / Silvina Gvirtz, Silvia Grinberg, Victoria Abregú: leer aquí
#27 Pedagogía Aplicada a la Conducción / María Luisa García Ortíz de Villajos: leer aquí
#28 Las Nuevas Tecnologías en la Educación / Manuel Santiago Fernández Prieto: leer aquí
#29 Diccionario Pedagógico / Óscar Picardo Joao: leer aquí
#30 Buenas Prácticas para una Pedagogía Efectiva / UNICEF: leer aquí
#31 La Vida en las Escuelas / Peter McLaren: leer aquí
#32 Aprender la Condición Humana: Una Pedagogía de la Ternura / Alejandro Cussiáovich: leer aquí
#33 La Importancia de Leer y el Proceso de Liberación / Paulo Freire:  leer aquí
#34 El Valor de Educar / Fernando Savater: leer aquí
#35 Pedagogía Social y Educación Popular / Marcelo Krichesky: leer aquí
#36 Educación y Democracia: Un campo de combate / Estanislao Zuleta: leer aquí
#37 La Pedagógica Latinoamericana / Enrique Dussel: leer aquí
#38 Educaciones y Pedagogías Críticas desde el Sur / Marco Raúl Mejía Jiménez: leer aquí
#39 El Aprendizaje Significativo en la Práctica / Antoni Vallester Ballori: leer aquí
#40 Educación Expandida: leer aquí
#41 Investigación de los Saberes Pedagógicos / Ministerio de Educación (Colombia): leer aquí
#42 La Enseñanza de las Ciencias Naturales en las Primeras Edades / Silvio Daza Rosales: leer aquí
#43 El Museo y la Escuela / Claudia Aguirre Ríos: leer aquí
#44 Educar para Ser / Rebeca y Mauricio Wild: leer aquí
#45 Modelos Educativos y Académicos / Carlos Tünnerman-Bernheim: leer aquí
#46 Tratado Elemental de Pedagogía / Dr. Luis E. Ruiz: leer aquí
#47 Modelo Andragógico: Fundamentos / Universidad del Valle de México: leer aquí
#48 Pedagogía Tradicional y Pedagogía Crítica / Rigoberto Martínez Escárcega: leer aquí
#49 Diversidad Cultural e Igualdad Escolar / Varios Autores: leer aquí
#50 Los Gajes del Oficio: Enseñanza, pedagogía y formación / Andrea Alliaud, Estanislao Antelo: leer aquí
#51 El Tacto en la Enseñanza / Max Van Manen: leer aquí
#52 La Formación y el Desarrollo Profesional Docente: leer aquí

Fuente: El eterno estudiante

martes, 28 de noviembre de 2017

Alumnos difíciles en el aula.

Lo que realmente nosotros debemos y podemos aportar como educadores a las nuevas generaciones es nuestra experiencia y herramientas para ser capaces de hacer, capaces de estudiar, capaces de tener relaciones sanas, capaces de mantener un trabajo, capaces de perseguir y lograr objetivos, etc.

child-1439468_1280

¿pero qué pasa con esos alumnos que no entran en esta dinámica, que no encajan?. Los alumnos que no asimilan este nuevo orden educativo tienen necesidades diferentes, siendo este motivo que adoptan actitudes que “boicotean” las clases y las actividades.

¿Quién no ha visto un caso de alumno que no se contenta con nada, que llega a la clase enfadado y lo transmite, que quiere lo que no tiene, que no desea estar en el lugar en el que está, etc.? Estos alumnos no tienen necesidades educativas especiales porque no padecen una discapacidad o enfermedad del tipo psicológico o neuronal, pero en cambio, no pueden adaptarse a la normalidad de las clases.  

¿Cómo podemos actuar?

Lo primero es entender que estos alumnos están creciendo y formándose, y que les podemos ayudar más de lo que nos pensamos. Paradójicamente, este tipo de alumno, cuando se porta mal es castigado y expulsado, y es cierto que esta manera de actuar es un pequeño arreglo momentáneo que nos permite a los educadores o cuidadores sostener una clase en una situación crítica, pero tenemos que comprender que expulsar a estos alumnos no conlleva beneficios.

Los alumnos que más necesitan de la figura del profesor son los que sufren más expulsiones de las clases y escuelas.

Adopta una estrategia diferente:
  • Identifica y observa las habilidades de estos alumnos. Cada persona es buena en alguna cosa siempre, sin duda; identificar las habilidades de un alumno problemático nos permite valorar a esta persona de otra manera, y visualizarla realizando cosas positivas.
  • Comparte tus impresiones positivas, ¿por qué no?. Los alumnos problemáticos están acostumbrados a oír lo mal que lo hacen, lo poco que se adaptan, etc. Cambiar la dinámica nos situará en un lugar favorable para seguir actuando, se bajarán las barreras del niño o adolescente.
  • Expresa en alto las buenas cualidades que has podido observar, especialmente si son excepciones ocurridas dentro de una tónica de actuación negativa. Reconoce también delante del resto de compañeros lo bien que este alumno problemático en cuestión puede llegar a hacer las cosas.
  • Sé sincero: no regales adulaciones vacías. La sinceridad es vital en estos casos: puedes empezar a discriminar entre cuándo las cosas están bien y cuando no han estado tan bien. Se trata de ayudar a el alumno problemático a identificar las actuaciones negativas, teniendo presente siempre las positivas, no de hacerle la pelota a nadie.


  • Utilizar un vocabulario siempre positivo evitará que el alumno se sienta atacado y ofendido.

  • Trata de utilizar un vocabulario positivo. Esta parte de nuestra tarea es muy complicada, porque estamos acostumbrados a corregir y nuestro vocabulario adquiere malas maneras: en lugar de decir que algo está mal se puede expresar que podría estar mejor, que puede mejorar, que aunque está bien hay detalles que hay que cambiar, etc.
  • Muestra que tienes confianza, que crees en su poder de mejorar y evolucionar. En las situaciones complicadas, cuando uno no sabe bien por donde tirar, la confianza y apoyo de una persona externa te puede empujar al éxito.
  • Transmite la confianza a su propia persona ayudando a visualizarse a sí mismo logrando cambios, felicitándole y motivándole siempre que los haya. Si una persona se imagina logrando una meta, las posibilidades de que esto ocurra se amplifican, igual que si se imagina incapaz de lograrlo.
  • Acompaña durante el proceso. Las personas nos encontramos en una continua evolución, siempre cambiantes. Es importante que el educador como adulto acompañe en el aprendizaje, que refuerce el crecimiento de la persona, aceptando y permitiendo que los cambios se sucedan al ritmo necesario.
  • Cierra y despídete de la relación creada; la intervención se acaba. Ahora se podrá construir otro tipo de relación entre vosotros, pero es importante que se cierre lo que se creó, que concluya. Ya te necesitó y le ayudaste, pero ahora necesita otras cosas y es necesario que se le permita descubrirlas solo.
  • Revisa que las nuevas relaciones que se creen, tanto las que el alumno en cuestión establezca contigo como con el resto de personas a partir de este momento, sean sanas: no deben rescatar malos hábitos. Es posible que de vez en cuando tengas que recordarle cómo se sucedieron los acontecimientos, aunque mejor si esto no es necesario.

Los alumnos con dificultades de comportamiento, de actitud y de conducta, suelen sufrir bajas autoestimas, ausencias de cariño o de personas importantes o referentes, etc. Expulsar a estos alumnos tan solo logrará que el enojo que sienten aumente, que se sientan realmente malos, incapaces, que no pueden lograr cosas mejores.
Como educadores y responsables que somos debemos de tratar que estos alumnos puedan crecer como el resto, ayudarles a encontrar la mejor manera de adaptarse: necesitan quererse a sí mismos para dejar que una persona externa les quiera también.

Encontrar una actividad artística como la música, la pintura o la danza, que les motive, puede ayudar en el trabajo, acompañando al proceso y a la persona. Realizar una actividad creativa permitirá que las emociones se muevan, que entren y salgan, y facilitará que se desvanezcan los bloqueos.

¿Y qué sucede con el resto de la clase que ha sido testigo y parte en el conflicto?

Los alumnos o compañeros que han compartido el proceso, y han sufrido el comportamiento destructivo de uno de sus compañeros no quedan exentos del aprendizaje. Se ha de tener en cuenta, que  todos forman parte de un grupo, y por lo tanto, no son responsables de las acciones de sus compañeros, pero si de las suyas propias.
Si abordamos la situación de una manera como la descrita anteriormente, en la que podemos  y debemos verbalizar la situación, normalizarla, expresando las virtudes y dificultades que han surgido ante la clase, también es nuestra labor orientar al resto de los alumnos sobre la mejor manera de actuar para ayudar a esta persona a la que le está costando un poco más adaptarse. Es un buen momento para incidir en la manera en la que nos comunicamos: todos los pasos descritos anteriormente pueden aplicarse al resto de la clase, ya que como son parte del grupo, son parte también de la solución.; el aprendizaje se sucede de un modo comunitario.

En una situación como esta, no se debe mirar un responsable y un grupo de víctimas, sino una oportunidad de crecer todos juntos. Obviamente, si la situación es extrema o hay unas dificultades de comportamiento que indican alguna patología o trastorno, se tendrá que delegar a un equipo de profesionales preparado y cualificado para reconducir este tipo de casos.

Fuente: Aitziber Olabarri

lunes, 27 de noviembre de 2017

Jobbydoo. Buscador de empleo

Práctico recurso en línea muy útil para buscar empleo. Gratuito.
Jobbydoo agrupa ofertas de empleo y oportunidades de realizar prácticas de todas las bolsas de empleo, tablones de anuncios y agencias de empleo, y organiza esa información para hacerla accesible y útil.


https://www.jobbydoo.es/
 pincha la imagen y suscríbete ya!


Características principais de Jobbydoo:

- Completamente gratuito, no es necesario registrarse.
- Más de 200.000 trabajos disponibles en España, incluyendo ofertas para personas con discapacidad.
- Listados de trabajos recientes y completos, organizados en una interfaz fácil de usar.
- El sitio es completamente seguro: Jobbydoo es el primero buscador de empleo que usa el protocolo HTTPS, que asegura la protección de datos.
- Excelente para las personas que buscan trabajo, los estudiantes y los graduados.

Fuente: Carmen García Rodríguez. Respnsable de Comunicación.

sábado, 25 de noviembre de 2017

25N. Violencia de género. Protocolo de coordinación Institucional

Protocolo de Coordinación y Cooperación Institucional frente a la violencia de género en la comunidad autónoma de Galicia

https://drive.google.com/open?id=1hlOIVu2AfDySDFAzKMTISspuwru-Dnu1


 pincha en la imagen para descargarlo de nuestro Drive Profesional

El Protocolo de Coordinación y Cooperación Institucional frente a la violencia de género en la comunidade autónoma de Galicia se presenta como un documento de referencia que facilita la configuración de un sistema articulado y homogéneo.

Por eso, en ningún caso se trata de una herramienta estanca, más bien todo lo contrario, cuenta con la flexibilidad suficiente para permitir a los agentes clave -que intervienen en el proceso de atención a las mujeres que se encuentran en situación de violencia de género- adaptar los procedimientos que aquí se describen, identificar mejoras, concretar los procesos estandarizados, etc.

VUESTRA VOZ. Educando en igualdad en casa

Por
https://www.nytimes.com/es/2017/06/05/como-criar-a-un-hijo-feminista/?smid=fb-share-es
Hoy en día es más probable que le digamos a nuestras hijas que pueden ser lo que quieran: astronautas y mamás, toscas o muy delicadas, pero no hacemos lo mismo con nuestros hijos.
Aunque les hemos dado a las niñas más opciones de roles para elegir, según los sociólogos el mundo de los niños sigue siendo muy limitado. Se les desalienta cuando tienen intereses considerados femeninos. Se les dice que sean rudos a toda costa, o bien que reduzcan su llamada “energía de niño”.
Si queremos crear una sociedad equitativa, una en la que todos puedan progresar, también debemos darles más opciones a los niños. Como señala Gloria Steinem: “Estoy contenta de que hayamos comenzado a criar a nuestras hijas más como a nuestros hijos, pero no funcionará hasta que criemos a nuestros hijos más como a nuestras hijas”.
Eso se debe a que los papeles para las mujeres no pueden expandirse si no lo hacen también los de los hombres. Sin embargo, no se trata solo de las mujeres. Los hombres se están quedando rezagados en la escuela y el trabajo porque no estamos criando niños para que tengan éxito en la nueva economía rosa. Las habilidades como la cooperación, la empatía y la diligencia —que a menudo se consideran femeninas— cada vez se valoran más en las escuelas y los trabajos de hoy, y los empleos que requieren estas habilidades son los que están creciendo con mayor rapidez.

Pero ¿cómo podemos criar hijos feministas?
Le pedí a neurocientíficos, economistas, psicólogos y otros especialistas que respondieran a esta pregunta, basados en las investigaciones y datos más recientes sobre género a nuestra disposición. Definí feminista de manera simple, como alguien que cree en la igualdad total entre hombres y mujeres. Sus consejos tienen aplicaciones amplias: están dirigidos a cualquiera que quiera criar niños amables, seguros y libres para perseguir sus sueños.

Déjalo llorar

Los niños y las niñas lloran con la misma frecuencia cuando son bebés y niños pequeños, según muestran las investigaciones.
Sin embargo, alrededor de los cinco años, los niños reciben el mensaje de que el enojo es aceptable pero que no se espera que muestren otros sentimientos, como la vulnerabilidad, dice Tony Porter, cofundador de A Call to Men, un grupo de activismo y educación.
“A nuestras hijas se les permite ser humanas, pero a nuestros hijos se les enseña a comportarse como robots”, comentó. “Enséñale que tiene una variedad completa de emociones, que puede detenerse y decir: ‘No estoy enojado; tengo miedo’, o ‘Me siento lastimado emocionalmente’, o ‘Necesito ayuda’”.

Proporciónale modelos a seguir

Los niños son particularmente receptivos cuando pasan tiempo con modelos a seguir, incluso más que las niñas, de acuerdo con lo que muestran las investigaciones.
Cada vez hay más pruebas de que los niños criados en hogares sin figura paterna tienen un peor desempeño en términos de conducta, estudios e ingresos. De acuerdo con los economistas David Autor y Melanie Wasserman, una razón para ello es que no han visto a hombres que asuman las responsabilidades de la vida. “Haz que haya hombres buenos donde esté tu hijo”, dice Porter.
Pero también bríndales modelos femeninos a seguir. Habla sobre los logros de mujeres que conoces y de mujeres famosas en los deportes, la política o los medios de comunicación. Los hijos de madres solteras por lo general respetan mucho sus logros, dice Tim King, fundador de las Urban Prep Academies para chicos afroestadounidenses de bajos recursos. Los invita a ver a otras mujeres de la misma manera.

Déjalo ser él mismo

Aun cuando los roles de género en los adultos se han mezclado, los productos para niños se han dividido más que hace 50 años, según estudios: las princesas color rosa y camiones azules ya no solo están en el pasillo de los juguetes sino también en las tasas y los cepillos de dientes. No sorprende que los intereses de los niños acaben por alinearse a eso.
Los especialistas en neurociencia dicen que los niños no nacen con esas preferencias. Hasta mediados del siglo XX, el rosa era el color para los niños y el azul para las niñas. En los estudios no se ha demostrado que los bebés tengan marcadas preferencias por determinados juguetes. La diferencia, de acuerdo con los investigadores, surge al mismo tiempo en que los niños toman conciencia de su género, alrededor de los dos o tres años, y en ese momento las expectativas sociales pueden invalidar los intereses innatos. Los estudios longitudinales muestran que la división de juguetes tiene efectos a largo plazo en las brechas de género en términos académicos, así como en el desarrollo de habilidades espaciales y sociales, según Campbell Leaper, jefe del Departamento de Psicología de la Universidad de California en Santa Cruz.
Para que los niños desarrollen todo su potencial, deben seguir sus intereses, ya sean tradicionales o no. Déjalos. La idea es no asumir que todos los niños quieren las mismas cosas y, en cambio, asegurarse de que no estén limitados.
Ofréceles actividades como jugar con bloques o masa y anima a tus hijos a intentar actividades como probarse ropa o asistir a clases de arte, incluso si no las buscan por ellos mismos, dicen los sociólogos. Denuncia los estereotipos (“Qué mal que en la caja de ese juguete solo haya fotos de niñas, porque yo sé que a los niños también les gusta jugar con casitas de muñecas”).
También puede mejorar la condición de las mujeres. Los investigadores sostienen que la razón por la que los padres alientan a sus hijas a jugar fútbol o a ser doctoras, pero no a sus hijos a tomar clases de ballet o ser enfermeros, es que lo “femenino” se vuelve sinónimo de un estatus menor.


Enséñale a hacerse cargo de sí mismo

“Algunas madres crían a sus hijas pero adoran a sus hijos”, dice Jawanza Kunjufu, escritor y conferencista sobre cómo educar a los niños negros. Hacen que sus hijas estudien, hagan tareas del hogar y vayan a la iglesia, dice, pero no es igual con sus hijos.
La diferencia se refleja en los datos: las chicas estadounidenses de entre 10 y 17 años pasan dos horas más a la semana en quehaceres que los chicos, y es 15 por ciento más probable que se les pague a los varones por hacerlos, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Michigan.
“Enseñemos a nuestros hijos a cocinar, limpiar y cuidarse: a ser igual de competentes en la casa que como esperamos que lo sean nuestras hijas en una oficina”, dice Anne-Marie Slaughter, presidenta de New America, una organización de investigación y estrategia.

Enséñale a cuidar a otros

Las mujeres todavía son quienes cuidan más a otros —los niños y los ancianos— y se encargan de las tareas de la casa, aunque ambos padres trabajen de tiempo completo, según demuestran los datos. Los empleos de cuidador son los que están creciendo más rápido, así que hay que enseñar a los niños a cuidar de otros.
Háblales de cómo los hombres pueden equilibrar el trabajo y la familia, y cómo se espera que no solo las hijas, sino también los hijos, cuiden a sus padres y otros familiares cuando sean ancianos, dice Slaughter.
Pídele ayuda a tu hijo para hacerle sopa a un amigo enfermo o para visitar a un pariente hospitalizado. Hazlo responsable de cuidar a las mascotas y hermanos menores. Anímalo a cuidar niños, a ser entrenador o tutor. Hay un programa que lleva bebés a salones de primaria y se ha descubierto que eso aumenta la empatía y disminuye las agresiones.

Comparte el trabajo

Cuando sea posible, oponte a los roles de género en los quehaceres domésticos y el cuidado de los niños entre papá y mamá. Los actos dicen más que mil palabras, afirma Dan Clawson, sociólogo de la Universidad de Massachusetts en Amherst: “Si la mamá cocina y limpia la casa, y el papá corta el césped y sale de la casa a menudo, eso se aprende”.
También compartan el ganarse el pan. Un estudio muestra que es más probable que los hombres criados por mujeres que trabajaron por lo menos un año cuando sus hijos eran adolescentes se casen con mujeres que trabajaban. Otro encontró que los hijos de mujeres que trabajan durante cualquier periodo de tiempo antes de que ellos cumplan 14 años pasan más tiempo haciendo tareas del hogar y cuidando a los hijos cuando son adultos. “Los hombres criados por mujeres empleadas son significativamente más igualitarios en sus actitudes respecto del género”, dice Kathleen McGinn, profesora de la Escuela de Negocios de Harvard.

Aliéntalo a que tenga amigas

Una investigación de la Universidad Estatal de Arizona encontró que hacia el final del preescolar los niños comienzan a separarse según su género, y esto refuerza los estereotipos. Sin embargo, los niños a quienes se alienta a jugar con amigos del sexo opuesto aprenden a comunicarse y solucionar problemas de mejor manera.
“Cuanto más obvio es que el género se usa para categorizar a grupos o actividades, más probable es que se refuercen los sesgos y estereotipos de género”, afirma Richard Fabes, director de la Facultad Sanford de esa universidad de Arizona, donde se investiga sobre el género y la educación.
Organiza fiestas de cumpleaños y equipos de deportes mixtos cuando los niños son pequeños, para que no crean que es aceptable excluir a un grupo con base en el género, dice Christia Brown, una psicóloga del desarrollo de la Universidad de Kentucky.
Asimismo, intenta evitar las diferencias verbales: un estudio halló que cuando los maestros de preescolar decían “niños y niñas” en lugar de “niños”, los alumnos tenían más creencias estereotípicas sobre los roles de las mujeres y los hombres, y pasaban menos tiempo jugando unos con otras.
También es menos probable que los niños con amigas consideren a las mujeres como solo conquistas sexuales, señaló Porter.

Enséñales que ‘No es no’

Otras formas de enseñar respeto y mutuo acuerdo: pide a los niños que pregunten antes de tocar el cuerpo de otro desde que estén en el jardín de niños. También enséñales el poder de la palabra no: deja de hacerles cosquillas o jugar luchitas cuando la pronuncien.
Ofrece un modelo de resolución de problemas en casa. La exposición de los niños al divorcio o el abuso se ha asociado con una deficiente resolución de conflictos en relaciones románticas futuras, señaló W. Bradford Wilcox, sociólogo y director del National Marriage Project, de la Universidad de Virginia.

Pronúnciate cuando alguien sea intolerante

Di algo cuando veas burlas o acoso, y practica juegos de roles con tus niños para que puedan intervenir si los presencian, dijo Brown.
También señala cuando se estén comportando de manera inapropiada. “Son niños” no es una excusa para una mala conducta. Espera más de ellos. “Pon atención en reorientar una conducta que sea denigrante, intolerante, irrespetuosa o grosera”, recomienda King.

Nunca uses la palabra ‘Niña’ como insulto

No digas, ni dejes que tu hijo diga, que alguien lanza la pelota o corre como niña, ni uses “mariquita” o alguno de sus sinónimos más ofensivos. Lo mismo vale para las bromas sexistas.
Ten cuidado con usos de la lengua más sutiles. La investigación de Emily Kane, socióloga del Bates College, muestra que los padres inculcan los roles de género tradicionales en los hijos principalmente porque temen que se conviertan en objetos de burla de otro modo.
“Todos podemos ayudar evitando los juicios, así como los pequeños y ordinarios prejuicios sobre lo que un niño disfrutará o hará bien con base en su género”, señaló. Los niños de quienes se burlan pueden decir: “No es cierto, cualquiera puede jugar con collares”, o “No soy niña, pero ¿crees que realmente son peores que los niños?”, dijo Lise Eliot, especialista en Neurociencias de la Universidad Rosalind Franklin.

Léele mucho, en especial historias sobre mujeres y niñas

Quizá hayas escuchado que los niños son muy buenos en ciencias y matemáticas, y las niñas en lenguaje y lectura: los estereotipos pueden convertirse en realidad.
Las mamás hablan más con sus hijas que con sus hijos, de acuerdo con un análisis hecho por Leaper a partir de varios estudios. Combate el estereotipo hablándoles a los niños, leyéndoles y animándolos a leer.
Lean sobre una gran variedad de personas e historias que rompan el molde, no solo las que tratan de niños que salvan al mundo y niñas que necesitan ser salvadas. Cuando un libro o una noticia siga ese molde, habla al respecto: ¿Por qué la mamá de este cuento siempre trae abrigo y casi nunca sale de la casa? ¿Por qué esta fotografía de las noticias solo muestra a hombres blancos?
“Eso debería comenzar a los tres años, cuando realmente pescan los estereotipos y se dan cuenta de ellos”, dijo Brown. “Si no los ayudas a etiquetarlos como estereotipos, asumen que así son las cosas”.

Celebra el que sea niño

Criar a un niño de esta forma no se trata solo de decirle qué no debe hacer ni de borrar por completo las diferencias de género. Por ejemplo, todos los mamíferos machos participan en juegos bruscos, indicó Eliot.
Así que jueguen a las luchitas, hagan bromas, vean deportes, trepen árboles, hagan fogatas.
Enséñale a los niños a mostrar fuerza: la fortaleza de reconocer sus emociones. Enséñales a ser proveedores para su familia: brindándole cuidados. Enséñales a ser rudos: lo suficiente para oponerse a la intolerancia. Hazlos sentir seguros: para que persigan cualquier cosa que los apasione.

Fuente:  The New York Times

lunes, 20 de noviembre de 2017

Protocolo de prevención, detección e intervención del riesgo suicida en el ámbito educativo

Este Protocolo se enmarca dentro del Plan de Prevención del suicidio en Galicia, en cuya elaboración participó activamente la Consellería de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria, desde una visión global multidisciplinar e interinstitucional de esta problemática.
Este modelo de actuación pretende ser un marco global orientativo que cada centro educativo podrá adaptar y contextualizar a su realidad eycaracterísticas concretas y formará parte del Plan de Convivencia.

https://drive.google.com/open?id=1mzL2uR1KIcCemQdRHfU3K8DKM5j06Rob
Accede pinchando la imagen

Fuente: Educonvives.gal

domingo, 19 de noviembre de 2017

Prevención abuso sexual infantil, cuentos y guía para padres

Para evitar este daño irreparable es necesario educar a los niños a temprana edad sobre cómo reconocer un abuso sexual. Así, logramos empoderarlos y de pasada, debilitamos a los abusadores. ¿Cómo hablar este tema tan difícil con los niños? Leyéndoles cuentos.


http://www.eldefinido.cl/actualidad/pais/7117/4-cuentos-infantiles-para-prevenir-y-detectar-a-tiempo-el-abuso-sexual/

Un niño que sabe qué es lo que es normal y qué no, estará más alerta y ante un eventual abuso, lo reconocerá rápidamente y podrá negarse, incomodarse o molestarse frente a este hecho, y comunicarlo a sus seres de confianza a tiempo, o al menos impedir que el abusador cometa el abuso. La mayoría de los abusadores actúa en base a la confianza que tiene con el niño, aprovechándose de su inocencia e ignorancia frente al tema.

¿Cómo tratar directamente estos temas tan complicados, sin ser tan explícitos? ¿Cómo llegar a la sensibilidad de nuestros hijos y hacerlos entender qué está bien y qué mal respecto a sus cuerpos, sin violentarlos con el lenguaje? ¿Cómo lograr que interioricen el tema del abuso y que sepan que es tan malo como el maltrato físico o sicológico?

1. Kiko y la Mano: para niños pequeños

Este cuento infantil español se ha convertido ya en un clásico, y es material pedagógico para muchos jardines infantiles y escuelas públicas de Europa. Cuenta con una serie de materiales, llamados La Regla del Kiko, que incluye una guía, un cuento, un video y carteles, elaborados por el Consejo de Europa, para ayudar a los padres y educadores a explicar a los niños dónde otras personas no pueden tocarles, cómo reaccionar y a quién dirigirse para pedir ayuda.
Kiko, entonces, es un personaje que llega para combatir la violencia sexual contra los niños con una regla importantísima basada en tres ideas fundamentales: su cuerpo le pertenece sólo a él, existen secretos buenos y malos, y formas de tocar buenas y malas.
Los personajes son dos: Kiko y una mano, y la historia se basa en los tipos de contactos que van teniendo ambos, evidenciando así los que están permitidos y los que no, de forma clara y directa.
Aquí puedes leer el cuento, y dejamos también el video.

2. Ojos Verdes: para niños entre 6 y 12 años

Este libro de la psicóloga española Luisa Fernanda Yágüez, cuenta la historia sobre un niño y su vecino adulto, y la relación secreta que mantienen.
Todo empieza cuando Alex, el niño, va en búsqueda de su pelota perdida y llega a una gran casa con un jardín maravilloso y se encuentra con Max, el entrenador de básquetbol del colegio, que resulta ser su vecino. Max le ofrece enseñarle a jardinear, siempre y cuando fuese un secreto. Y, al ser un conocido, Alex no ve el riesgo en esto y se somete a esta relación que termina en abuso. Por ende, el libro enseña que no se puede mantener secretos con adultos, aunque sean personas conocidas.
Aquí dejamos el link del cuento.

3. ¡Estela grita muy fuerte!: a partir de 6 años

Este libro busca entregar a los niños una herramienta para enseñarles a hacerse respetar, para prevenir así tanto el maltrato como el abuso infantil. "Una excusa para que niños y niñas, y mayores, entablen un diálogo sobre el derecho de cualquier persona a decir no ante situaciones que nos disgustan o hacen daño", señala Isabel Olid, autora del cuento.
Además, Olid, junto a la Asociación de Red de Ayuda a Niños Abusados, en colaboración con la Editorial Fineo, elaboraron un Programa de prevención de maltrato y abuso sexual infantil para acompañar el mensaje del cuento, mediante herramientas didácticas que permite que los niños se reconozcan en situaciones de maltrato y abuso y sepan cómo reaccionar.
El libro muestra a la protagonista Estela, una niña pequeña, en dos escenarios diferentes que involucran maltrato o abuso con personas cercanas: el primero es sobre maltrato físico con su mejor amiga del colegio y el segundo sobre abuso sexual con un tío.
Dejamos el link del cuento en PDF y también el video.

4. Cata y Benja: para todas las edades

El gobierno chileno, a través del Ministerio de Justicia, el año 2012 publicó tres libros como guía básica de prevención del abuso sexual infantil:
Cata, Benja y su Hada Madrina es el primer libro, destinado a niños menores de seis años, que enseña los límites de las demostraciones de cariño de una persona de confianza, representada por un hada madrina.
Cata, Benja y Pincho es el libro destinado a niños entre 6 y 12 años, y explica a través de un amigo, lo que significa directamente el abuso sexual, por qué es malo, y que nadie puede tocarlos de manera indebida, incluidas las personas de confianza como: tíos, primos, abuelos, vecinos, etc. Enseña que no deben existir secretos con adultos y que siempre deben contarle a sus padres aquello que les molesta.
Cata y Benja online es el último libro destinado a adolescentes y que explica los abusos que se pueden cometer a través de internet y cómo evitar exponerse de forma online ante desconocidos. La historia está basada en la conversación por el chat de Facebook entre dos amigos, quienes van exponiendo lo peligroso que es entablar relaciones con personas desconocidas a través de internet, explicándolo mediante lenguaje juvenil y casos puntuales que supuestamente le pasaron a otros amigos cercanos.
Aquí puedes leer los tres libros.

Guía para padres

1.Enseñar el autocuidado.

Esta línea de acción es buena pero insuficiente por sí sola.
  • Desde que el niño es chico, hablarle de su cuerpo. Enseñarle que es bueno, bonito e importante y por lo tanto debemos cuidarlo de distintas formas. Por ejemplo, nos bañamos para que esté limpio, nos lavamos los dientes para cuidarlos, usamos ropa limpia para vernos bien, hacemos deporte para mantenernos saludables, comemos cosas sanas, etc.
  • También, desde temprana edad enseñarle que su cuerpo tiene partes privadas, las que deja tapado el traje de baño, y que no hay que mostrar a otras personas ni dejar que las toquen. Por eso, tampoco dejamos que otras personas nos muestren sus partes privadas ni que las toquemos.
  • Es muy importante que no transmitamos que privado es sinónimo de malo, no darle connotación negativa a ninguna parte de su cuerpo.
  • Enseñar el nombre real de las partes íntimas del cuerpo. Que sepa reconocerlas y nombrarlas sin cargarlas de contenido que pueda avergonzarlo. Se puede aprovechar el momento del baño para hacerlo.
  • Decirle explícitamente que si alguna persona, por más cercana que sea a él, quiere tocar o hacerle que toque una parte íntima del cuerpo, debe negarse y recurrir a un adulto de confianza.
  • Enseñar al niño a distinguir los distintos tipos de caricias. Explicarle que el contacto físico cambia según el grado de cercanía que tenemos con las distintas personas. Ayudar a diferenciar quienes son las personas más cercanas (padres, hermanos, tíos, abuelos) y que tipo de contacto es apropiado con cada uno y diferenciarlo del contacto de los amigos, profesores y otras personas que lo rodean. Esto se puede apoyar  gráficamente haciéndole al niño un dibujo donde él está al centro y alrededor de él hay distintos círculos y en cada uno, de más lejos a más cerca, hay distintos grupos de personas dependiendo del nivel de confianza. Dejarle muy claro que aunque sea la persona más cercana a él (abuelo, papá, hermano o primo) hay cierto contacto físico que jamás debe permitir.

2. Lo anterior debe complementarse con la creación de lazos y vínculos cercanos y protectores. 

  • Que el niño se reconozca y se sepa querido. 
  • Que tenga un registro de sus propias vivencias, no anularlas diciéndole lo que debe sentir o imponiéndole sensaciones desde afuera. A la larga, esto no le permitirá reconocer que algo le disgusta en ocasiones que se sienta incómodo.
  • Promover que el niño pueda identificar y expresar situaciones que no le gustan. Validar eso en el niño.
  • Mostrarle al niño que se cree y confía en él. Que si cuenta algo a sus padres, lo validen y no que duden de él. Es muy importante que si un hijo cuenta alguna situación en la que se sintió acosado o abusado, creerle aunque parezca absurdo.
  • Que el niño no sienta que su “verdad” vale menos que la de los adultos.
  • Que el niño sepa que cuenta con adultos que lo cuidan y se preocupan de su bienestar, que le ayudan a sentirse bien y que puede recurrir a ellos frente a cualquier situación que le haga sentirse mal o incómodo.
Todo esto debe ir acompañado con el ser capaz de conocer a nuestros hijos y estar alertas observando lo que van viviendo. 

Riesgos y señales

Por otra parte, es importante tener ciertos antecedentes sobre la realidad del abuso sexual. En Chile, en la mayor cantidad de casos el abusador es un miembro de la familia o del círculo cercano a ella, lo que hace que sea más difícil creerlo y para el niño denunciarlo.

Es necesario comprender también, que la dinámica del abuso ocurre con un abusador que está en una situación de poder (dada por diversas variables: edad, fuerza, autoridad) y somete a la víctima que es más vulnerable. En esa dinámica es un tercero, una persona externa, quien tiene la posibilidad de ver y detener lo que está ocurriendo.

Como padres, también jugamos un rol fundamental en ser capaces de detectar situaciones que puedan estar alterando a nuestros hijos. Hay que observar ciertas conductas o situaciones que pueden dar indicios de que algo no anda bien. No existe un patrón único de comportamiento que revele que el niño está siendo abusado. Sin embargo, hay ciertas conductas que pueden ser una advertencia que algo le está pasando al menor.
  • Cambios abruptos en distintos patrones biológicos del niño: sueño, alimentación, control de esfínter.
  • Temores intensos que no existían antes y aparecen abruptamente. El niño anda más temeroso frente a alguna situación.
  • Comportamiento extraño con algunas personas.
  • Conductas sexualizadas intensas o inapropiadas para la edad, como por ejemplo, conducta masturbatoria que no cede ante la distracción del adulto.
  • Juego sexuales inapropiados para la edad.
  • Manejo de información sexual que no se espera para la edad del niño o que no tendría por qué conocer.
  • Irritabilidad y cambios en el estado de ánimo.
Nada de esto por sí solo es indicador de abuso, pero si vemos una serie de ellos, tenemos que abrir los ojos y pedir ayuda a un especialista

¿Cómo actuar ante un caso de abuso infantil?

El Centro de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales (CAVAS), pone a disposición pública una serie de actitudes adecuadas en el caso de enfrentarnos a un abuso infantil:
1. Creer al niño/a: con tipos de respuesta: "Gracias por confiar en mí Y contármelo, así puedo ayudarte a solucionarlo".
2. Hacerle sentir orgulloso por haberlo contado: con tipos de respuesta: "Has sido muy valiente al contármelo y estoy muy orgulloso/a de ti".
3. Decirle que no es culpable: con tipos de respuesta: "Tú no has hecho nada malo", "No es culpa tuya".
4. Asegurarle que no le ocurrirá nada malo: con tipos de respuesta: "Ahora que me lo has contado, puedes estar tranquilo porque esto no volverá a ocurrir".
5. Decirle que saldrá adelante: con tipos de respuesta: "Aunque ahora estés un poco triste, todos te vamos a ayudar a que te sientas mejor".
6. Expresarle afecto con tipos de respuesta: "Te quiero y estaré junto a ti siempre que me necesites".
7. Mantener la calma: no hablar al niño nunca con demasiada carga emocional, trasmitiendo nuestro desasosiego y preocupación.
8. Asegurarse de que el menor no ha sufrido heridas, y en el caso de que las haya sufrido, acudir a un médico.
9. Proteger a la víctima: impedir que el abusador pueda volver a acceder al menor. Y el mejor método es la DENUNCIA.

Fuente:  El Definido

jueves, 16 de noviembre de 2017

16N Día contra la Intolerancia

Os reomendamos los materiales audivisuales de esta web


http://www.educatolerancia.com/materiales-audiovisuales/
 pincha la imagen y accede

Fuente: educatolerancia

Aula PT

Os recomendamos este blog de Mª Carmen Pérez, donde encontrareis recursos muy útiles para trabajar con vuestros alumnxs especialmente de adaptación curricular


http://www.aulapt.org/

Pincha la imagen para acceder


Fuente: www.aulapt.org

Videos para comprender el TEA

 
https://manuelojea.blogspot.com.es/p/trastorno-del-espectro-autista-pip.html

Autismo: MI ÁNGEL AZUL.
Trailer: MARÍA Y YO.
María y yo: EXPOSICIÓN.
María y yo: ESCENAS DE PLAYA.
María y yo: FRAGMENTO.
Temple Grandín: CRÓNICA.
Síndrome de Asperger: TEMPLE GRANDIN.
Síndrome de Asperger: APRENDICES VISUALES.
Síndrome de Asperger: ESCÚCHAME "MOZART Y LA BALLENA".
Síndrome de Asperger: ESCÚCHAME "CRÍTICA BEN X".
Síndrome de Asperger: EL VIAJE DE MARÍA.
Vídeo: BARRERAS DE CRITAL.
Vídeo: NO ENTIENDO TUS OJOS.
Vídeo: VICTIMIZACIÓN.
Vídeo: EL MALTRATO SUTIL.
Vídeo: Explicación sobre el Síndrome de Asperger.
Vídeo Entrevista: http://www.youtube.com/watch?v=TM6PIWxDLc4 .
Vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=ry0yLmAMs80.
Vídeo de Integración: http://www.youtube.com/watch?v=bHX8LUv0-7I.
Vídeo: Gente Extraordinaria1.
Vídeo: Gente Extrarodinaria2.
Vídeo: Gente Extraordinaria3.
Vídeo: Gente Extraordinaria4.
Vídeo: Gente Extraordinaria5.
Vídeo: Tratamiento del Autismo.
Vídeo: Película Autismo.
Vídeo con Pictogramas: INCLUSIÓN Y AUTISMO (ASPAU).
Vídeo: Inclusión.
Vídeos publicados por la Asociación Vencer Autismo: Programa SON RISE.
Vídeo Cortometraje: El Viaje de María.
Vídeo SA: ARTHUR: George y la pieza de puzzle perdida.
Vídeo SA: What is Asperger Syndrome?
Vídeo SA: Asperger's syndrome explained for children.
Vídeo: Fernando es autista.
Vídeo: Sheldon Cooper. Rasgos Asperger.
Vídeo: Una princesa en apuros (cuento).
Vídeo: Padres/Madres.
Película: After Thomas.
Vídeo: ¡Mamá, soy Asperger!
Vídeo: Explicativo sobre el S. Asperger.
Vídeo: El Viaje de María.
Vídeo: Niños Especiales.
Vídeo: Respeto por la diversidad.
Vídeo: VIVIENDO CON ASPERGER.
Discapacidad: Están Vivos.
Inclusión: Vídeo por la Inclusión.
Vídeo: El sueño de Pedro.
Inclusión: Feliz Navidad. España Inclusión.
Vídeo: Feliz Navidad, por Autismo Madrid.
Vídeo: Cuento "Mi Hermanito de la Luna".
Vídeo: Todos somos diferentes.
Vídeo: LA HISTORIA DE PEPITO.
Vídeo: Música e Imágenes: Concepto de Autismo MIS RIZOS.
Vídeo: Los peces No se Mojan.
Vídeo: TEACCH MARIPOSAS.
Vídeo: ACADEMIA DE ESPECIALISTAS (M. Gallardo- Orange).
Vídeos especializados sobre autismo: FEDERACIÓN AUTISMO MADRID.
Vídeo: HUGO, UN AMIGO CON ASPERGER!
Vídeo: UNA VIDA SIENDO ASPERGER.
Vídeo: MI NOMBRE ES DAVID.
Vídeo: CRUCE DE CAMINOS.
Vídeo: SONIDOS
Vídeo: ARTHUR Y EL INFINITO.
Vídeo: LOS ANIMALES DE LA GRANJA.
Vídeo: LA RANA CANTABA DEBAJO DEL AGUA.
Vídeo: CANCIÓN DE CUNA.
Trailer: CUERDAS.
Vídeo: EL VIAJE DE LA LIBÉLULA.
Corto: LA SOLEDAD EMOCIONAL.
Vídeo: MY SHOES.

Vídeo: JUEGO.
Fuente: Manuel Ojea, recopilación

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Amores diversxs

In a heartbeat (En un latido)
Lo que comenzó siendo un proyecto académico de dos universitarios se ha convertido en la mejor definición de amor y tolerancia que puedas imaginar. Si todavía no lo has visto, no te lo pierdas.

https://www.youtube.com/watch?v=2REkk9SCRn0&index=1&list=PLIodBwAtUXNQ1tQAYOYIhoXF40k2saAja

Pincha la imagen, lo hemos recopilado en nuestro Canal Youtube

Este clip, que representa el inicio de una historia de amor gay entre dos adolescentes, ha removido el corazón de muchos de nosotros y nos ha enseñado más sobre tolerancia de lo que sus propios autores podían pensar.

Fuente: Beth Davis y Esteban Bravo 

sábado, 11 de noviembre de 2017

VUESTRA VOZ. Hijxs adoptadxs

el drama del trastorno de apego y cómo afecta a los niños adoptados y a sus familias

 http://www.bbc.com/mundo/noticias-40409818

Cuando Inés siente mucha ansiedad y entra en crisis se queda ciega. Es una ceguera psicosomática que luego se le va pasando poco a poco pero no del todo. Este es solo uno de los muchos síntomas que durante meses de angustia ningún médico supo explicar.
Ahora que Carmen Ojeda se ha informado mucho y puede mirar atrás y atar cabos se da cuenta de que en realidad su hija Inés, que hoy es una adolescente, mostró desde los dos años claros síntomas de un trastorno que entonces era desconocido pero que con la pubertad explotó y revolucionó su vida y la de todos a su alrededor.
Pero a pesar de toda la atención y el cariño ni Carmen, ni los profesores, ni los psicólogos, ni los médicos que atendían a Inés supieron identificar el trastorno reactivo del vínculo que padecía, que todavía tiene y con el que seguramente tendrá que convivir toda su vida.
Comúnmente se conoce como trastorno de apego y se estima que afecta al 2% o 3% de la población general. Pero en el caso de los niños adoptados que vivieron en un orfanato más de seis meses ese porcentaje varía entre el 24% y el 32% , dependiendo del tiempo que pasaron institucionalizados.
"Una explosión bestial"
Inés, que hoy tiene 16 años, pasó los primeros dos de su vida en un orfanato de Bulgaria.
Cuando su madre Carmen la recibió "tenía dos años pero una talla y un peso de un bebé seis meses", le contó a BBC Mundo.
También tenía hematomas y heridas "en carne viva" por haber estado con el pañal sucio durante mucho tiempo, recuerda la madre, de Valencia, España.
Durante la niñez y su paso por la escuela de primaria Inés fue mostrando progresivamente dificultades de aprendizaje y problemas para establecer amistades, algo que los especialistas explicaron con un diagnóstico relativamente común, un trastorno por déficit de atención con hiperactividad, y que abordaron entre los 7 y los 11 años con un tratamiento psicopedagógico.
Pero nada los preparó para lo que vino después.
"A los 11 años hubo una explosión. Fue bestial, absolutamente inmanejable", recuerda Carmen.
"Como un animal en pánico"
"Yo la dejaba a las 8.30 en el colegio todos los días sabiendo positivamente que a media mañana me iban a llamar diciéndome que Inés estaba en crisis y que debía ir a buscarla de urgencia", cuenta Carmen.
La mínima contrariedad desencadenaba en Inés "un estado de destrucción masiva" que hacía que tirara pupitres, armarios o rompiera el mobiliario escolar y los profesores acabaran teniendo que desalojar la clase.
"Varias veces tuvieron que llamar a una ambulancia para que vinieran a pincharle un valium".
Cualquier cosa podía desatar estas crisis: que un niño le quitara un lápiz o que no hubiera el color que quería en la caja de pinturas. Y luego Inés no se acordaba de nada.
"En agresividad era como un animal absolutamente en pánico. Pesaba solo unos 35 kg pero era capaz de desplegar una fuerza nerviosa bestial que hacía que no hubiera forma humana de reducirla".
"Esto fue a diario, a diario, a diario...".
"Y nadie sabía qué le pasaba".
El origen, en los primeros meses de vida
Cuando Carmen logró entender lo que le pasaba a su hija, Inés ya tenía 12 años. Fue después de que alguien en el colegio le hablara por primera vez del trastorno de apego. "Y ahí me fui corriendo como una loca a comprarme todos los libros que pudiera encontrar para informarme".
"El diagnóstico suele ser muy tardío", le dijo a BBC Mundo la doctora Gemma Ochando, pediatra y especialista en psiquiatría infantil.
"Este es un trastorno que no se entiende bien, que muchos doctores todavía desconocen y cuyos síntomas coinciden con otros cuadros", explica la pediatra.

  Para que haya trastorno de apego tiene que haber habido un antecedente de una negligencia en el cuidado, de cambios frecuentes de cuidadores, o de una institucionalización prolongada, dice la doctora Ochando. 
 
Con frecuencia coincide o se "enmascara" con otros problemas, como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad o el síndrome del alcoholismo fetal, sobre todo entre los niños procedentes de Europa del Este, de países como Rumanía, Rusia, Ucrania o Bulgaria, donde el consumo de alcohol durante la gestación es muy prevalente, según Ochando.
"Así que es muy difícil de diagnosticar".
El trastorno de apego tiene su origen en los primeros seis meses de vida, "que son fundamentales para el establecimiento de un vínculo afectivo adecuado", explica la experta, que lidera la Unidad del Niño Internacional en el Hospital Universitario La Fe de Valencia.
Esta unidad fue creada en 2008 a raíz del auge de adopciones internacionales en España, que en 2004 alcanzó su punto más álgido con la llegada de más de 5.500 menores y situó al país en la segunda posición mundial después de Estados Unidos.
Por la unidad de la doctora Ochando han pasado ya más de 300 niños. La mitad suelen ser recién llegados. El otro 50% son niños adoptados ya hace años que acuden con distintos problemas, entre ellos hiperactividad, dificultades de aprendizaje, socialización o comportamiento.
Familias al límite
"Durante los primeros seis meses de vida es cuando el niño aprende a tener confianza y seguridad en el adulto que lo cuida", explica la doctora Ochando.
"El niño llora porque tiene una necesidad fisiológica (hambre, frío, sueño, molestia, etc), y la persona que lo cuida lo atiende en lo que necesita".
Si eso no sucede, con el tiempo aparecen los síntomas de un trastorno de vínculo.
"La vida de Inés en esos primeros dos años en el orfanato fue muy difícil, lo cual explica el trastorno", explica Carmen ahora que conoce bien la condición de su hija.
En realidad Inés sí logró establecer un vínculo afectivo fuerte con su madre: "yo soy como su tabla de salvación", dice Carmen. Pero cuando Carmen no está cerca, Inés se siente insegura y cualquier contratiempo dispara su nivel de ansiedad a niveles incontrolables.
Otros niños con trastornos afectivos más extremos nunca llegan a generar ese vínculo con ninguno de los padres adoptivos.
"El niño no busca el consuelo en los cuidadores y tampoco se deja consolar por ellos", describe la doctora Ochando.
"Con frecuencia hay un rechazo de cariño, de besos o de contacto físico".
Para sobrevivir a este trastorno "los padres tienen que ajustar la expectativa que tenían sobre tener un hijo, porque el hijo a lo mejor no responde a la necesidad afectiva que tienen los padres".
Y por eso en algunas ocasiones el trastorno de apego acaba frustrando las adopciones.
Adopciones frustradas
"No es habitual ni frecuente", matiza la doctora, pero "sí que hemos visto varios casos en los que el trastorno no se puede llegar a tratar, la relación en casa no es sostenible y los padres tienen que dejar al niño en una institución".
Aunque no hay cifras concretas al respecto, Benedicto García, coordinador general de CORA, Coordinadora de Asociaciones de Adopción y Acogimiento, que agrupa a 24 asociaciones en España, admite que cada vez se están viendo más casos de adopciones frustradas como resultado de "una situación traumática en la familia que no se puede reparar".
Según García, suelen ser situaciones muy complejas que pueden involucrar agresión, violencia o incluso vejaciones y que tienen un impacto traumático para la familia, tanto para la pareja como el niño y los hermanos.
Ahora se ven más casos porque muchos de los niños adoptados a principios de la década de 2000 están llegando a la adolescencia, cuando afloran muchos problemas relacionados con la identidad y con trastornos como el del apego.
Cuando la ruptura del vínculo afectivo no se puede reparar, incluso después de una institucionalización temporal, algunas familias adoptivas acaban cediendo la tutela del niño a los servicios de protección de menores.
Carmen, que tuvo que pedir ayuda psiquiátrica para su hija, admite que en los peores momentos de las crisis de Inés, cuando tenía que lidiar a diario con ambulancias e inyecciones de valium, llegó a cuestionarse si no habría cometido un "enorme error" al adoptar a su hija.
"Te sientes muy culpable y no puedes evitar pensar que los problemas vienen por algo que tú hiciste".
Pero nunca pensó en renunciar a su tutela.
Ver los síntomas a tiempo
Una de las prioridades de la Unidad del Niño Internacional de Valencia es precisamente hacer que las nuevas familias adoptivas estén atentas a los potenciales síntomas del trastorno, que pueden ser visibles desde los 18 meses.
"El niño suele mostrar un comportamiento inhibido, como retraído hacia las personas que lo cuidan".
"La familia suele notar que el niño no te mira a los ojos cuando habla, que está más ansioso en los momentos de separación de los padres y a veces tiene conductas de automecimiento, y pueden llegar a golpearse con objetos o con la pared al mecerse a sí mismos", describe la doctora.
"Tienen una interacción social mínima con episodios de irritabilidad, tristeza o miedo en todo lo que está relacionado con la relación con los otros", añade.
Se puede prevenir
Cuando el trastorno se identifica a una edad temprana se pueden seguir distintas estrategias para "hacer que el niño se sienta seguro en el entorno en el que está", dice la doctora.
"En los menores de 3 años hay que hacer un estímulo neurosensorial, regular horarios y establecer rutinas diarias, promover el contacto piel con piel y ser amables pero firmes: el niño debe saber que la persona de seguridad es la persona adulta que lo cuida", recomienda la pediatra.
"Con el trabajo preventivo se puede conseguir que los niños no desarrollen los síntomas de trastorno de apego o que mejoren su estado", comenta.


De hecho, Ochando dice que gracias a la prevención en su clínica han conseguido reducir la incidencia del trastorno a un 6 o un 7% de los niños consultados, una cifra mucho menor que la de la franja de 24% a 32% que se estima entre los menores que pasaron los primeros meses y años de vida en un orfanato.
"Siempre va a tener dificultades"
El trastorno del vínculo "es algo que si no se soluciona en la infancia va a convivir con la persona toda la vida", dice la doctora Ochando.
os: un rechazo de cariño, de besos o de contacto físico", describe la doctora Ochando. En la edad adulta tendrán problemas en las relaciones con los compañeros, y dificultades para expresar afectividad, socializar o encontrar pareja.
Al final Inés dejó de ir al colegio a los 12 años. Empezó a recibir escolarización en casa y con el tiempo descubrió en un centro hípico su amor por los caballos, algo que le apasiona y le dio un entorno en el que sí pudo ir creando poco a poco un grupo de amigas.
Ahora, con 16 años Inés sigue yendo a terapia "obligada" por su madre. No colabora mucho en las sesiones, pero según Carmen eso es porque emocionalmente es aún muy inmadura.
"Siempre va a tener dificultades, siempre va a ser un poco inestable", admite la madre al pensar en el futuro y en las perspectivas de que consiga un trabajo o una pareja, pero Carmen confía en que "el día en que se haga cargo de lo que le pasa" todo irá mejor.
"Yo estoy contenta porque veo que ella progresa", dice. "Cuando ella está tranquila, en sus entornos, es una niña completamente normal".

 Fuente: