Entrada destacada

Becas y ayudas para alumnos con necesidad específica de apoyo educativo

Convocatoria 2019-2020 Plazo de presentación :  d el 28 de julio al 26 de septiembre de 2019 Información general Convocato...

domingo, 21 de enero de 2018

Competencias Clave. Valoración del grado de adquisición


El @GrupoActitudes, formado por profesionales de la Educación (doctores, profesores, orientadores) ha desarrollado una secuenciación de indicadores de adquisición de las Competencias Clave para el Proyecto INCOBA.
https://drive.google.com/drive/folders/1WntTYnT0MdTFhya50KfOUqRimIvbfPtR?usp=sharing

Te presentamos estos indicadores:


El Proyecto Orienta ha aplicado estos indicadores para la valoración del grado de madurez de competencias en el alumnado,  a través de los estándares de aprendizaje seleccionados. Hemos encontrado varios puntos de interés:

  • Resulta útil esta secuenciación para valorar el grado adquirido en cada competencia por cada alumno/a y, por lo tanto, el punto de inicio o de continuidad en el diseño de programas educativos, siempre con el fin de para llegar a su consecución final al término de la ESO. Se observa una apreciación muy objetiva de las competencias, tanto las más desarrolladas por el alumno/a como aquellas consolidadas en menor medida. Por lo tanto, se pueden considerar  valores añadidos para la evaluación psicopedagógica, puediendo enriquecerse con los datos obtenidos,  (aquellos en los que destaca el alumno/o y/o otros puntos débiles en los que presenta deficiencias). Así pues, si hiciésemos correlacionar competencias con  inteligencias múltiples, tendríamos indicadores  fiables de aquellas más y/o menos potenciadas que nos ayudarían a elaborar programas curriculares, socio-afectivos,  de desarrollo personal, etc
  • El estudio global de todas las competencias a través del registro demuestra, en muchos casos, la fluctuación en el grado de adquisición de unas y otras, encontrándonos alumnos/as que sobresalen por encima del nivel de su grupo, y viceversa.  Se aprecian, también, resultados irregulares dentro de cada competencia, e incluso que varían con cada  indicador. Esto favorece la identificación concreta de aquellos estándares de aprendizaje en los que el alumnado necesita mayores refuerzos de aprendizaje.
  • El punto anterior nos lleva a determinar que, para alumnado con necesidades  educativas especiales y/o específicas, tendremos que diseñar programas adaptados a diferentes niveles en un mismo alumno/a, e incluso dentro de la misma materia.   Por ejemplo, y sabiendo que todas las competencias son evaluables en todas las áreas, es obvio que determinadas materias tienen un peso mayor constabable en determinadas competencias (ej: las materias de Lengua trabajan más la competencia comunicativa, pero estos registros podrían concluir que un mismo alumno/a en esta misma área, puede tener un nivel  general de comprensión lectora y expresión escrita a nivel de 5º y expresión oral  a nivel de 1º ESO).  O bien flucturar dependiendo de la competencia evaluada ( Ej:  5º o 6º de primaria a nivel comunicativo y competencia  matemática a nivel de 3º o 4º)...

Estas apreciaciones nos provocan muchas reflexiones:


  • Las adaptaciones curriculares han de tener un diseño estrictamente personalizado a cada alumno, y en cada unidad didáctica, adaptadas desde el currículo de referencia (curso en el que se encuentra matriculado el alumno/a),  al nivel competencial  del alumno concreto, sea cual sea el nivel en el que esté en cada una de ellas. ( curriculo adaptado y personalizado obtenido de estos registros, que puede referirse a distintos cursos, niveles, y focalizarse a determinadas competencias...).

  • Siendo así, ¿tiene sentido elaborar un diseño curricular a principio de curso, cuando desconocemos objetivamente el potencial de aprendizaje de alumno/a, o qué va a necesitar adaptar el profesorado de manera objetiva?, ¿O bien sería más riguroso y efectivo ir adaptando cada unidad didáctica, según avanzamos en el curso y la programación, a su nivel real,  y redactar una memoria final con el trabajo realizado y logros adquiridos? Esta memoria supondría un punto de partida a nuevos diseños curriculares .

  • Y, en cuanto al normo-alumnado…  ¿qué decisión tomar  si a término de la ESO no se adquiere la madurez suficiente en todas las competencias pese a tener aprobadas las materias, o viceversa?  ¿Tienen todas las competencias el mismo valor en la toma de decisiones finales? ¿La valoración e identificación de inteligencias específicas (Gardner, Inteligencias Múltiples), y competencias destacables de "segundo orden" podría ser suficientemente determinante para facilitar itinerarios formativos  a nuestro alumnado  ?

Fuente: @ GRUPO ACTITUDES  y Proyecto ORIENTA